ORIGEN DEL YUTE

¿Qué es el yute?

Para empezar, tenemos que decir a su favor que es una planta de secano, lo que implica que es suficiente con el agua de la lluvia. ¡No necesita ser regado aparte!

Bueno, pero esa no es la ‘fibra dorada’ que yo conozco, estarás pensando. ¡Claro que sí! Es la misma. Obtenida de la corteza del yute blanco o rojo, es totalmente natural y ecológico. Si nos vamos a la parte central del tallo, donde se encuentra la leña, encontraremos las fibras de yute debajo de la corteza.

Pero… ¿dónde se consigue este material tan curioso?

Tenemos que viajar hasta la extensa Asia, la actual Bengala Occidental, en la India y el sudoeste de Bangladesh. Se necesita clima cálido y lluvias abundantes. Además, los fertilizantes son bastante importantes en el cultivo del yute, aunque no necesita tantos como otros materiales.

COMO OBTENERLO PARA SU USO Y VENTAJAS

Es un material que apenas suelta carbono. Es más, su extracción de fibra no implica químicos, sino todo se obtiene a través de procesos ecológicos.

¿Cómo? Se procede a sumergirlos para empaparlos ayuda a que se separen las fibras y sea más fácil obtener su materia. Este proceso puede durar de 10 a 30 días, dando lugar a que se despeguen todos los materiales que están anexos a las fibras.

Más tarde, llega el ‘pelado’, donde el yute es raspado hasta que las fibras terminan de separarse por completo. Después llega la clasificación de fibras y finalmente surge el hilo de yute.

No es especialmente sencillo su obtención, ya que se necesita mucha mano de obra. Sin embargo, todo esfuerzo tiene sus frutos y lo que estamos consiguiendo es un material 100% degradable y, por ende, reciclable. “¡Dios mío, dónde has estado tanto tiempo, yute!”, sé que te estarás preguntando ahora mismo.

Pero espera, que aún no hemos acabado. ¿Sabías que se cosecha en tierras áridas? Eso quiere decir que el suelo usado puede valer para otras plantaciones como el arroz. Lo mejor de todo es que de 4 a 6 meses ya se ha desarrollado, haciendo que su uso no vaya en contra del proceso natural de crecimiento.

PARA QUÉ SIRVE

Sé que la imagen que tienes en la cabeza es más básica. Que a estas alturas no es fácil distinguir el yute del sisal, la manila, el cáñamo o la rafia. ¡E incluso te recuerda a veces al mimbre!

Pero esta planta puede usarse separadamente y mezclada con otros fibras y materiales. Reemplaza a muchos sintéticos que no son biodegradables, como el que aquí nos atañe.

Como imaginarás, el textil se sitúa como una de los principales productos de yute. Éstos son bastante transpirables, lo que los hace cómodos y naturales. Una de las principales mezclas es la propia lana. Alfombras, cordeles, etc.

Desde embalajes de todo tipo hasta cosméticos, medicamentos, pinturas y otros productos como materiales de combustión.
¡Pero eso no es todo!
Desde juegos de posavasos divinos a bolsos comodísimos, cestos o mochilas.

  • Fibra robusta y fuerte.
  • Propiedades aislantes y antiestáticas.
  • Baja conductividad térmica.
  • Apenas retiene humedad.
  • Reduce sensación de calor.
  • Regula la humedad del ambiente.
Yute
Etiquetado en: