ORIGEN DEL TRANSFER

Este tipo de estampado se basa en una impresión digital para economizar recursos y tiempo en prendas textiles, poliéster o materiales más robustos como la madera.

Todos los colores van unificados, por lo que no se necesita más que un mismo soporte, evitando así las diferentes pantallas que se usarían en otras técnicas como la serigrafía.

Esta técnica es diferente al resto. ¿Esto que quiere decir? Que no se vale de una tinta polímera, sino de un vinilo al que va impreso una imagen y esta a su vez se pega en el producto.

No tiene nada que ver con la sublimación, que complica un poco las cosas. Esto nos lleva a destacar el transfer para el uso exclusivo de telas. De algodón, poliéster, principalmente. Pero esto nos lleva incluso a la madera, que también se puede transferir.

¿Cómo se hace el transfer?

Pues principalmente por acción del calor y presión de una prensa térmica.

La personalización llega a ser bastante sencilla, comparada con otras técnicas.
Pero vayamos por partes.

PROCESO Y VENTAJAS DE SU USO

El proceso es fácil y rápido, ya que la impresión se haría sobre un diseño en papel especial -transfer- y después se procedería a la transferencia de la imagen al producto en cuestión. Esto tiene lugar a través de una prensa térmica, accionando calor y presión sobre la superficie durante un periodo de tiempo estimado.

Hacer diseños digitales a todo color es la mejor ventaja. Pero habría que añadir la nitidez resultante.

Puede ser ideal para un número reducido de objetos. Los resultados serán uniformes y se podrá realizar en diferentes tipos de tejido.

La impresión digital se ha centrado en el estampado. Las ventajas son evidentes, tales como muestras de los productos de forma casi instantánea. Los productos tienen un precio muy bajo y se pueden comprar en pequeñas cantidades.
Una de las cosas más a reseñar son los diseños digitales a todo color.

El proceso además de implicar costes reducidos es relativamente sencillo, evitando complicaciones de última hora.

El resultado final no suele dar problemas, ya que las terminaciones suelen estar a la altura de lo pretendido.

No supondría ninguna contrariedad estampar complejas, coloridas y nítidas, porque aun así seguirían dando mejor resultado que otras técnicas.

El proceso se ha de hacer en un papel de transferencia blanco. El plotter ayudará a recortarlo con precisión.

¡Pero aún no hemos acabado!

Tenemos que colocar este papel el artículo a imprimir. En la prensa térmica se recurre finalmente al calor y la presión que activará el pegamento.

¡Ya lo tenemos!

PARA QUÉ SE RECOMIENDA

El transfer está sobre todo relacionado con los textiles. Desde las prendas de algodón, expandes o poliéster. No es posible la transferencia sobre tazas, cristales o superficies metálicas, ya que el proceso puede no ser soportado, lo que nos llevaría a que el objeto sufriera desperfectos.

Sugerencias para este tipo de aplicación: porta documentos, mochilas, bolsas non woven, productos de corcho, balones de fútbol, ropa deportiva, camisetas, vasos térmicos, fiambreras…

Transfer
Etiquetado en: