ORIGEN DEL TRANSFER DIGITAL

Quizás no distingas del todo la diferencia entre la transferencia digital y la offset.

¡Suerte de que estoy aquí yo para ilustrarte!

Déjame descubrirte que la principal distinción radica en que la segunda requiere láminas para el proceso de transfer. Sin embargo, la que a nosotros nos atañe, imprime directamente de una variedad de sustratos.

Hecha la aclaración más confusa sobre este tipo de impresión, hablemos de que el descubrimiento del tranfer digital se encuentra muy cerquita en el tiempo. A menos de 30 años. Surgió con la pretensión de poder realizar muchas copias en un período de tiempo razonable.

Y así surge Indigo, la primera impresora impulsada por Benny Landa, que descubrió cómo era posible formar una liviana capa de tinta encima del papel, dando lugar a una impresión fiel y rápida.

Sé que estás en ascuas… pues venga, ¡vayamos a lo importante!

PROCESO Y VENTAJAS DE SU USO

El proceso no está lleno de complicaciones precisamente.

Como tiene lugar desde la propia máquina a la propia superficie, sin pasar por ningún intermediario ni material que ayude a la ejecución, todo el procedimiento se agiliza.

¿Qué implica esto? Pues imágenes a todo color y con opción a incluir degradados.

Esto no te lo esperabas, ¿eh?

Pero, ¿cómo es? Te lo explicamos paso a paso.

La tinta emitida por la impresora realiza franjas horizontales, que se van realizando poco a poco. Se mueven los cabezales a la misma vez que la superficie impresa, dando lugar a una impresión vertical y horizontalmente. Así el tiempo de impresión es mucho más rápido.

¿Dónde se aloja la tinta?

Van divididas en cartuchos individuales, separados por el color. Éstos han de ser reemplazados al momento cuando la tinta se va agotando. Los colores más usados son: magenta, cyan, negro, azul marino, naranja, rojo y verde.

Las ventajas son bastantes numerosas.

Por ejemplo, se permite bajo volumen, lo que proporciona a las empresas más pequeñas plantearse esta técnica para pocas cantidades y así no tener que invertir demasiado.

Como el proceso es rápido, la entrega no es menos. Por eso, es una de las más usadas para flyers, vinilos, tejidos impresos, etc.

Se permite gran variedad de superficies y soportes y, por tanto, una personalización más concisa de los productos.

PARA QUÉ SE RECOMIENDA

Esta técnica, como hemos avanzado antes, fue revolucionaria en muchos sentidos. Para no tener tanto tiempo de vida, se ha instalado en todas las imprentas de forma sistemática.

Existen muchos soportes que aguanten este tipo de impresión. Algunos de ellos son los textiles, vinilos, PVC, soportes rígidos, embalajes, los mencionados flyers y dípticos, pero también para productos más cotidiano que podrás usar para tu empresa.

Algunas sugerencias son: porta documentos, mochilas, bolsas non woven, productos de corcho, balones de fútbol.

  • Personalización.
  • Sin límite en la creatividad del diseño.
  • Prácticamente en todas las superficies.
  • Se recomienda para tiradas cortas.
Transfer digital
Etiquetado en: