ORIGEN DEL SERIGRAFÍA

Cualquiera diría que la serigrafía es el arte de escribir sobre la seda, ya que precisamente el término nos llega del latín, haciendo referencia a una técnica usada en la Antigua China, donde se usaba seda en el proceso serigráfico.

A pesar de que en el siglo XIX Europa ya había entrado en la tendencia de imprimir telas, será en Estados Unidos donde se suman a la técnica de la serigrafía en papel. Esto, como es de esperar, tardará en desarrollarse y especializarse. Será en el siglo XX cuando se comiencen a usar los productos químicos pertinentes para poder alcanzar la profesionalidad que se andaba buscando desde entonces.

¿Y esto qué quiere decir?

Pues que logramos así, a través de esta técnica, que no haya límites. Ya que se consigue adaptar a todas las formas posibles y la impresión no necesita más que una leve presión, abriendo también el campo de ejecución a superficies frágiles.

PROCESO Y VENTAJAS DE SU USO

Pudiéramos afirmar sin miedo a equivocarnos que se trata de la técnica más manual, aunque el resultado sea muy profesional. No nos encontramos ante la misma precisión que se puede dar en el láser, por ejemplo. Sin embargo, la fiabilidad del resultado hace que sea una alternativa más que recomendable.

Si tienes en mente realizar un número alto de impresiones, esta podría llegar a ser la mejor opción. Te doy algunos detalles más.

¿En qué consiste? El elemento que más presente se va a tener en el proceso es el bastidor o pantalla. Previamente se habrá plasmado un diseño al que se le habrá aplicado barniz, todo esto en una tela que servirá para hacer pasar la tinta por la pantalla.

¿Y si hay una equivocación?

¡Sabía que lo preguntarías! Pues precisamente esto nos dejará margen para el error, ya que el bastidor, una vez realizado, podrá usarse tantas veces como resulten necesarias sin desgaste alguno.

Te quiere sonar, pero no terminas de saber por qué. Pues quizás porque esta técnica podría ser la más parecida a una fotográfica.

Los inconvenientes que se presentan es que el número de colores a usar se tiene que ver irremediablemente reducido, debido a que cada color resultará ser una pantalla diferente. Esto significa que el coste aumentará dependiendo de los tonos usados.

La fiabilidad de la serigrafía supera a las otras, ya que es un proceso más controlado. Las superficies, eso sí, han de ser lisas, lo que implica, por otra parte, una gran definición en la imagen aunque la impresión sea en varios colores.

De hecho, cabe destacar que existe una gran variedad de tintas y la capacidad de lograr fuertes depósitos de tinta, obteniendo así colores más vivos con gran resistencia al aire libre.

PARA QUÉ SE RECOMIENDA

Pues, como ya hemos mencionado, los resultados que obtendremos serán duraderos y fiables. Aunque lo que más te resuene sean las camisetas u otras prendas serigrafiadas, también se incluyen bolsos, mochilas, maletines para ordenador…

Y no solo eso, nosotros tenemos algunas sugerencias que hacerte:

  • Blocs de notas.
  • Pastilleros.
  • Reglas.
Serigrafía
Etiquetado en: